Jueves 19 de Octubre de 2017 . SdE. República Argentina.

Jorge Rojas
Mi Voz y Mi Sangre

|Nota: ||Foto: |

"Antes vivía en otro planeta"

Por Melisa Miranda Castro

Cuando Internet era sólo para unos pocos entendidos y adelantados, cuando las cadenas de canales musicales recién estaban surgiendo y los programas que buscan talento ni siquiera existían, Jorge Rojas comenzaba a andar un camino que lo llevaría a romper fronteras con su música. En esa época en la que no existían personajes como Justin Bieber que crean su carrera a partir de 500 millones de visitas en YouTube o fenómenos como Lilly Allen que surgió de sitios como My Space, el cantante neuquino criado en Tartagal (Salta) comenzaba a transitar las peñas de Cosquín, catedral del folclore nacional, en 1991. Su infancia nada tuvo que ver con la tecnología ni con la globalización. Cada día, recorría ocho kilómetros en bicicleta para ir a la escuela y otros ocho para volver. En ese entonces, su mayor aspiración era llegar a la ciudad para estudiar algo, lo que vendría después era inimaginable. "Por ahí yo miro para atrás, y veo del lugar donde venimos (junto a sus hermanos) y cómo se dieron las cosas, por las expectativas de vida que podía tener alguien que venía de ese lugar, es imposible que esto pudiera suceder. Pero la vida misma a veces te llena de sorpresas y el camino te lleva por lugares que nunca pensaste que podías recorrer y de repente te encontrás como hoy, en un lugar de comunicación con gente muy importante", reconoce Rojas con nostalgia de lo que fue su juventud y los logros que ha conseguido en la vida. Recién al salir del Chaco salteño, para llegar a la ciudad, el cantante se empezó a dar cuenta de su talento artístico. "Me encontré con la música y ahí entendí lo que traía musicalmente, hasta entonces no era muy consciente de eso, me di cuenta mucho tiempo después de lo importante que había sido para mí crecer en ese lugar, porque la información que recibí fue para toda la vida y mi esencia musical tiene que ver con eso", confiesa. Camino a la fama. Cuando se empezó a hacer lugar entre las peñas de Cosquín, también comenzó a relacionarse con los hermanos Mario y "Kike" Teruel y con Rubén Sergio Ehizaguirre, con quienes formaría "Los Nocheros", el grupo que lo catapultó a la fama. Fue en el mismo escenario cordobés donde irrumpieron y se consagraron como grupo, y años más tarde lograron llenar estadios como el de Vélez Sarfield. Pero pronto Rojas comenzó a no sentirse tan identificado con la banda y en 2005 tomó una decisión drástica: lanzarse como solista. El 30 de abril de ese año Rojas y "Los Nocheros" unieron sus voces por última vez en el estadio de Ferro, en su recital despedida. Paradójicamente, seis años más tarde, un 30 de abril, Rojas repite su presentación en Buenos Aires pero en el Luna Park, para presentar su último disco "Mi voz y mi sangre" y el material lanzado con Los Rojas (junto a sus hermanos) "Una voz". Para él, la fecha nada tiene de conmemorativa ni de cabulera. "La verdad es que es algo que lo tenía totalmente borrado, ya me había olvidado, esto fue mera coincidencia", asegura. –Es su primera vez en el Luna Park como solista, ¿tiene una carga especial esta fecha? –El Luna Park es especial, es un escenario donde pasaron grandes figuras de nuestra música y para nosotros tener la posibilidad de llegar a la gran capital y tener un espacio donde podamos comunicarnos con la gente, es importante. Sobre todo para nuestra música, porque te encontrás en la calle con la cartelera de espectáculos del mundo. En Buenos Aires hay que hacer un trabajo previo, por la cantidad de medios que tenés que usar para lograr la comunicación. –¿Cómo surgen Los Rojas, el trío formado con sus hermanos? –Llevo seis años de esta nueva etapa de mi vida donde se sumaron mis hermanos, Lucio y Alfredo. Estos seis años de convivencia nos han hecho encontrarnos en lo musical con un montón de vivencias, así que logramos hacer muchas canciones juntos. Pensamos cómo darle un lugar a esto y lo hicimos desde un disco a trío de Los Rojas, que sea netamente folclórico. Tiene que ver con nuestras raíces, con el amor del lugar donde crecimos. –¿Va a dejar su carrera solista? –No, Los Rojas salió así, encontramos un momento, un espacio, un lugar, lo pusimos ahí de esa manera. –Usted habla mucho de la comunicación, en una era donde muchos artistas nacen y crecen gracias a Internet. ¿Cómo utiliza la tecnología para su carrera? –Hoy los patrones de comunicación cambiaron, nosotros nos damos cuenta y por más que traemos nuestra música de raíz también tratamos de usarlos. Nos comunicamos con nuestros seguidores por Internet, donde les mostramos qué hacemos, los lugares donde vamos a estar, lo que antes hubiera sido casi imposible. Te ahorra muchos años de camino, porque uno tiene la posibilidad de dejar en consideración de mucha gente, en un segundo tu trabajo, tus aspiraciones, tus sueños, tu compromisos, lo que sientas. Desde la estructura de comunicación, usamos Twitter, Facebook, todos los elementos, yo personalmente cuando necesito algo, llamo (risas). –Se habla mucho de las giras maratónicas que tienen los cantantes de rock o de música tropical, y con el folclore pasa lo mismo, ¿cómo se maneja eso? –He pasado años enteros maratónicos, hubo momentos en los que hemos llegado a hacer hasta 280 presentaciones al año con "Los Nocheros", o sea que estábamos cantando casi todo el año en medio de las grabaciones, en medio de la prensa, era todo así. Hoy, hemos cambiado un poco las reglas internas, pero tiene que ver conmigo. Hemos planteado tomarnos el tiempo suficiente para la composición, el trabajar en lo que uno va a decir en una canción. –¿Las giras también cambiaron? –Sí, las giras ya no son así. Estoy haciendo sólo dos presentaciones por semana, y entre un show y otro no superamos los 700 kilómetros de distancia. Yo canto una noche acá y en seis o siete horas puedo llegar al otro lugar, estar descansado, hacer los chequeos técnicos y estar bien de la garganta. Esto lo hemos ido corrigiendo con el tiempo. Cuando estaba en "Los Nocheros" hubo muchas veces en que estas giras maratónicas también eran irresponsables y podríamos haber lamentado cosas tremendas, lo que les pasó a muchos artistas populares. Nosotros en el verano viajamos en el momento más problemático de las rutas y en los horarios más peligrosos, porque terminamos un recital un viernes o un sábado a las cuatro o cinco de la mañana, donde todo el mundo está divirtiéndose y nosotros andamos en la ruta con nuestra familia y amigos. –¿Sus hijos van con usted de gira? –Por ahí en el verano alguno de mis hijos me acompaña. Tengo 20 años de carrera y el mayor tiene 18, de alguna manera nacieron en gira. Para ellos esto es mucho más natural que para mí, que me pongo a pensar de donde vengo y a donde llegué. – Su vida cambió mucho, ahora es una estrella popular. ¿Cómo logra bajar a tierra? –Depende, hubo momentos de mi vida donde no había manera de bajarme a tierra. Antes vivía en otro planeta. Pero con el tiempo uno va aprendiendo cuáles son las cosas que son de verdad. Hoy disfruto mucho de los momentos que vivo con la gente, a partir de la comunicación que logramos con las canciones. La gente nos va a ver porque se siente identificada y hay un reconocimiento a los 20 años de carrera y cómo lo hice. Fotos Eugenia Kais / Fuente: http://www.elargentino.com/nota-136626-Por-su-propio-camino.html

EL DISCO

Detalle gahsdgahg dg asgdjas

VIDEOS

Folclore Terraviva en Facebook Folclore Terraviva en twitter Folclore Terraviva en google plus Folclore Terraviva en You Tube

Constitución 600 . C.p. 4200
tel. (0385) 154133926 / 154856075
Email: ra.moc.avivarret@ofni
Santiago del Estero. Argentina

- - | Santiago del Estero |

"Antes vivía en otro planeta"

Por Melisa Miranda Castro

Cuando Internet era sólo para unos pocos entendidos y adelantados, cuando las cadenas de canales musicales recién estaban surgiendo y los programas que buscan talento ni siquiera existían, Jorge Rojas comenzaba a andar un camino que lo llevaría a romper fronteras con su música. En esa época en la que no existían personajes como Justin Bieber que crean su carrera a partir de 500 millones de visitas en YouTube o fenómenos como Lilly Allen que surgió de sitios como My Space, el cantante neuquino criado en Tartagal (Salta) comenzaba a transitar las peñas de Cosquín, catedral del folclore nacional, en 1991. Su infancia nada tuvo que ver con la tecnología ni con la globalización. Cada día, recorría ocho kilómetros en bicicleta para ir a la escuela y otros ocho para volver. En ese entonces, su mayor aspiración era llegar a la ciudad para estudiar algo, lo que vendría después era inimaginable. "Por ahí yo miro para atrás, y veo del lugar donde venimos (junto a sus hermanos) y cómo se dieron las cosas, por las expectativas de vida que podía tener alguien que venía de ese lugar, es imposible que esto pudiera suceder. Pero la vida misma a veces te llena de sorpresas y el camino te lleva por lugares que nunca pensaste que podías recorrer y de repente te encontrás como hoy, en un lugar de comunicación con gente muy importante", reconoce Rojas con nostalgia de lo que fue su juventud y los logros que ha conseguido en la vida. Recién al salir del Chaco salteño, para llegar a la ciudad, el cantante se empezó a dar cuenta de su talento artístico. "Me encontré con la música y ahí entendí lo que traía musicalmente, hasta entonces no era muy consciente de eso, me di cuenta mucho tiempo después de lo importante que había sido para mí crecer en ese lugar, porque la información que recibí fue para toda la vida y mi esencia musical tiene que ver con eso", confiesa. Camino a la fama. Cuando se empezó a hacer lugar entre las peñas de Cosquín, también comenzó a relacionarse con los hermanos Mario y "Kike" Teruel y con Rubén Sergio Ehizaguirre, con quienes formaría "Los Nocheros", el grupo que lo catapultó a la fama. Fue en el mismo escenario cordobés donde irrumpieron y se consagraron como grupo, y años más tarde lograron llenar estadios como el de Vélez Sarfield. Pero pronto Rojas comenzó a no sentirse tan identificado con la banda y en 2005 tomó una decisión drástica: lanzarse como solista. El 30 de abril de ese año Rojas y "Los Nocheros" unieron sus voces por última vez en el estadio de Ferro, en su recital despedida. Paradójicamente, seis años más tarde, un 30 de abril, Rojas repite su presentación en Buenos Aires pero en el Luna Park, para presentar su último disco "Mi voz y mi sangre" y el material lanzado con Los Rojas (junto a sus hermanos) "Una voz". Para él, la fecha nada tiene de conmemorativa ni de cabulera. "La verdad es que es algo que lo tenía totalmente borrado, ya me había olvidado, esto fue mera coincidencia", asegura. –Es su primera vez en el Luna Park como solista, ¿tiene una carga especial esta fecha? –El Luna Park es especial, es un escenario donde pasaron grandes figuras de nuestra música y para nosotros tener la posibilidad de llegar a la gran capital y tener un espacio donde podamos comunicarnos con la gente, es importante. Sobre todo para nuestra música, porque te encontrás en la calle con la cartelera de espectáculos del mundo. En Buenos Aires hay que hacer un trabajo previo, por la cantidad de medios que tenés que usar para lograr la comunicación. –¿Cómo surgen Los Rojas, el trío formado con sus hermanos? –Llevo seis años de esta nueva etapa de mi vida donde se sumaron mis hermanos, Lucio y Alfredo. Estos seis años de convivencia nos han hecho encontrarnos en lo musical con un montón de vivencias, así que logramos hacer muchas canciones juntos. Pensamos cómo darle un lugar a esto y lo hicimos desde un disco a trío de Los Rojas, que sea netamente folclórico. Tiene que ver con nuestras raíces, con el amor del lugar donde crecimos. –¿Va a dejar su carrera solista? –No, Los Rojas salió así, encontramos un momento, un espacio, un lugar, lo pusimos ahí de esa manera. –Usted habla mucho de la comunicación, en una era donde muchos artistas nacen y crecen gracias a Internet. ¿Cómo utiliza la tecnología para su carrera? –Hoy los patrones de comunicación cambiaron, nosotros nos damos cuenta y por más que traemos nuestra música de raíz también tratamos de usarlos. Nos comunicamos con nuestros seguidores por Internet, donde les mostramos qué hacemos, los lugares donde vamos a estar, lo que antes hubiera sido casi imposible. Te ahorra muchos años de camino, porque uno tiene la posibilidad de dejar en consideración de mucha gente, en un segundo tu trabajo, tus aspiraciones, tus sueños, tu compromisos, lo que sientas. Desde la estructura de comunicación, usamos Twitter, Facebook, todos los elementos, yo personalmente cuando necesito algo, llamo (risas). –Se habla mucho de las giras maratónicas que tienen los cantantes de rock o de música tropical, y con el folclore pasa lo mismo, ¿cómo se maneja eso? –He pasado años enteros maratónicos, hubo momentos en los que hemos llegado a hacer hasta 280 presentaciones al año con "Los Nocheros", o sea que estábamos cantando casi todo el año en medio de las grabaciones, en medio de la prensa, era todo así. Hoy, hemos cambiado un poco las reglas internas, pero tiene que ver conmigo. Hemos planteado tomarnos el tiempo suficiente para la composición, el trabajar en lo que uno va a decir en una canción. –¿Las giras también cambiaron? –Sí, las giras ya no son así. Estoy haciendo sólo dos presentaciones por semana, y entre un show y otro no superamos los 700 kilómetros de distancia. Yo canto una noche acá y en seis o siete horas puedo llegar al otro lugar, estar descansado, hacer los chequeos técnicos y estar bien de la garganta. Esto lo hemos ido corrigiendo con el tiempo. Cuando estaba en "Los Nocheros" hubo muchas veces en que estas giras maratónicas también eran irresponsables y podríamos haber lamentado cosas tremendas, lo que les pasó a muchos artistas populares. Nosotros en el verano viajamos en el momento más problemático de las rutas y en los horarios más peligrosos, porque terminamos un recital un viernes o un sábado a las cuatro o cinco de la mañana, donde todo el mundo está divirtiéndose y nosotros andamos en la ruta con nuestra familia y amigos. –¿Sus hijos van con usted de gira? –Por ahí en el verano alguno de mis hijos me acompaña. Tengo 20 años de carrera y el mayor tiene 18, de alguna manera nacieron en gira. Para ellos esto es mucho más natural que para mí, que me pongo a pensar de donde vengo y a donde llegué. – Su vida cambió mucho, ahora es una estrella popular. ¿Cómo logra bajar a tierra? –Depende, hubo momentos de mi vida donde no había manera de bajarme a tierra. Antes vivía en otro planeta. Pero con el tiempo uno va aprendiendo cuáles son las cosas que son de verdad. Hoy disfruto mucho de los momentos que vivo con la gente, a partir de la comunicación que logramos con las canciones. La gente nos va a ver porque se siente identificada y hay un reconocimiento a los 20 años de carrera y cómo lo hice. Fotos Eugenia Kais / Fuente: http://www.elargentino.com/nota-136626-Por-su-propio-camino.html


|Nota: |
|Foto: |