Sabado 16 de Febrero de 2019 . SdE. República Argentina.
06 - Febrero - 2019 | Adiós Salamanca 2018

Un cierre de realidades, recuerdos y acento santiagueño

Un cierre de realidades, recuerdos y acento santiagueño

|Nota: Gisele Juarez ||Foto: Silvana Gerez|

El riesgo asumido por la Comisión Organizadora del Festival Nacional de La Salamanca, fue totalmente acertado. El traslado para el lunes y martes de las fechas suspendidas no modificó la expectativa del público. Este miércoles a las 6.30, el telón metálico de la fiesta bandeña más popular de todas en verano, dijo adiós con artistas santiagueños y más de 15 mil personas.


El embrujo presente

La cartelera abrió a las 9.30, puntual en todas las noches. Detalle no menor, el gran cambio notado para todos los presentes. A pesar de los más de 20 números en insistencia por incluir en una misma noche, la programación osciló entre 5 a 10 minutos de tardanza. El escenario en si - técnica, sonido y asistencia- tuvo su mejor cara de evolución.

La Cruza con su danza hicieron las primeras mudanzas, ante un público que recién iba de a poquito pisando el amplio campo del Club Sarmiento. Entre puestos de comida, bebidas y artesanos que iban otra noche más acomodando sus productos, que en más de la mitad fue alentador en venta.

Los artistas jóvenes o emergentes transcurrieron hasta la llegada del número de afuera. Bruno Arias debía subir pero un desperfecto en su transporte hizo que a escena llegaran a las 23 horas Julio Paz y Roberto Cantos. Presentando "Los Coplas", su reciente material que rescata canciones trascendentes de grandes músicos sumado a composiciones propias. El Dúo con presencia en cada una de las 28 ediciones elevó las iniciales palmas.

"Cuando vinimos la primera vez eran cuatro tachos de 20 litros y dos tarimas. Ese era el escenario", contó Julio antes de los clásicos que los seguidores esperan. Las mudanzas y zapateos iban a continuar con Néstor Garnica, el "violinero del tiempo" que llegaba también con canciones nuevas,entre ellas, una dedicada a la mujer. De título "Ella", reivindicó el lugar y valor que el generó merece.

Los 45 minutos sobre el escenario del bandeño, que estaba cumpliendo años de haber finalizado los estudios primarios en la escuela Mariano Moreno de la querida ciudad bandeña; terminaron con una selección siempre arriba para los santiagueños, bailarines por herencia. Ese legado de cultura que prosiguió con el Dúo Orellana-Lucca.


Jacinto, siempre Jacinto


Acompañados por una banda elegida para la ocasión,tal como sucedió en Jesús María y Cosquin, Manuel Orellana y Rodolfo Lucca hicieron un homenaje en primer lugar a Alfredo Abalos y luego al eterno Jacinto Piedra. Aquel artista que con su pensamiento y accionar se convirtió en mito, y a pesar de en algunos casos no haberlo conocido en persona, es icono latente en las canciones.

Chacarera, gatos, zambas y una canción litoraleña formaron parte del consagrado dúo que a diferencia de grandes exponentes (como Los Copla, Néstor, Horacio o Raly) han decidido hace años volver a vivir a Santiago y salir desde el pago donde se encuentra su familia para rodar sus canciones. "Hoy en día No es necesario irse. Eso que Dios atiende en Buenos Aires es tiempo pasado. Con la tecnología podemos conectarnos y avanzar de la misma manera", afirmó el friense Orellana finalizado el recital.

Nuevamente Jacinto fue parte de las canciones con Marcelo Toledo,el siguiente cantautor que mostró parte de su nuevo disco. "Allí donde fui feliz" recordó a Gómez Orona, y "Gustito a Mistol" tuvo el eco de todo un campo que para esa hora -1.40 hs- colmó el estadio. Las 15 almas esperaban por el paisano de los andamios: Raly Barrionuevo.

En Cosquin su saludo fue en lenguaje inclusivo. Quizás Santiago aún no estaba preparado para ello, o fue olvido ante tantos seeguidores de Raúl que disfrutaron de un potente recital, que tuvo como condimento una mujer dentro del grupo. Uno de los pocos que además de decir,hace y muestra.

Canciones nuevas, de melodías para recordar y emocionar; clásicos y la chacarera homenaje a Jacinto dieron el auge al festival en su tercera y última noche.


De fiesta en fiesta


Los artistas fueron pasando, luego un Bruno Arias - que espero como cualquier par- dejó un poco de su carnaval jujeño, con invitados como Becho Rivero. Con un recuerdo para Jaciento entre sus canciones dejó en el aire la fiesta para dos conocidos de la casa, de "ahí al frente", como se diría en el barrio. Riendas Libres con Peteco y Homero Carabajal junto a la percusion de Martina Ullrich marcaron su presencia. De sorpresa por el pago, no dudaron en subir y como dijo Peteco: "Si nos dan 5 minutos tocamos cinco. Si nos dan dos horas, tocamos las tocamos igual". En ese momento el reloj marcaba las 4 am pasadas. Imponiendo nuevas creaciones, igual de festivales que las conocidas, dejaron abierto la esencia para que Demetrio continúe el baile con selección de chacareras propias, y la sentencia de guarachas a pedido del público.

De camisa rosa e invitado su sobrino de apenas 9 años en el bombo, la noche iba apagando las luces.

El sonido popular de la guaracha continuó en el escenario -que hasta último momento estuvo marcado de profesionalismo - con la llegada de Los Capis. Un corta pero exacto popurrí animó a los que "quedaban". Que eran miles mientras asomaba el sol, los locutores se despedían, y presentaban Áridos del Estero, que con dos temas antes de las 6.30 sentenciaron el escenario de la edición 28 del Festival Nacional de La Salamanca.

A caballo y moto, entre balas, se dijo adiós

Tal como sucedió el día domingo, la noche se despidió entre balas de goma liberadas por la policía ante algunas personas que entienden la realidad de manera distinta a los que asisten el festival. Con algunos robos dentro del estadio e ingresó por los tapiales laterales de "aquellos individuos", el paisaje de ensueño se tiñó nuevamente de impotencia.

La realidad social no estuvo exenta. La violencia hizo presencia. Pero nos quedamos con las postales del encuentro entre amigos con música de por medio de una edición 2018 que superó al pasado año (aún con detalles de organización interna por mejorar), y que ya espera por el febrero 2020.

Folclore Terraviva en Facebook Folclore Terraviva en twitter Folclore Terraviva en google plus Folclore Terraviva en You Tube

Constitución 600 . C.p. 4200
tel. (0385) 154133926 / 154856075
Email: ra.moc.avivarret@ofni
Santiago del Estero. Argentina

06 - Febrero - 2019 | Adiós Salamanca 2018

Un cierre de realidades, recuerdos y acento santiagueño

El riesgo asumido por la Comisión Organizadora del Festival Nacional de La Salamanca, fue totalmente acertado. El traslado para el lunes y martes de las fechas suspendidas no modificó la expectativa del público. Este miércoles a las 6.30, el telón metálico de la fiesta bandeña más popular de todas en verano, dijo adiós con artistas santiagueños y más de 15 mil personas.


El embrujo presente

La cartelera abrió a las 9.30, puntual en todas las noches. Detalle no menor, el gran cambio notado para todos los presentes. A pesar de los más de 20 números en insistencia por incluir en una misma noche, la programación osciló entre 5 a 10 minutos de tardanza. El escenario en si - técnica, sonido y asistencia- tuvo su mejor cara de evolución.

La Cruza con su danza hicieron las primeras mudanzas, ante un público que recién iba de a poquito pisando el amplio campo del Club Sarmiento. Entre puestos de comida, bebidas y artesanos que iban otra noche más acomodando sus productos, que en más de la mitad fue alentador en venta.

Los artistas jóvenes o emergentes transcurrieron hasta la llegada del número de afuera. Bruno Arias debía subir pero un desperfecto en su transporte hizo que a escena llegaran a las 23 horas Julio Paz y Roberto Cantos. Presentando "Los Coplas", su reciente material que rescata canciones trascendentes de grandes músicos sumado a composiciones propias. El Dúo con presencia en cada una de las 28 ediciones elevó las iniciales palmas.

"Cuando vinimos la primera vez eran cuatro tachos de 20 litros y dos tarimas. Ese era el escenario", contó Julio antes de los clásicos que los seguidores esperan. Las mudanzas y zapateos iban a continuar con Néstor Garnica, el "violinero del tiempo" que llegaba también con canciones nuevas,entre ellas, una dedicada a la mujer. De título "Ella", reivindicó el lugar y valor que el generó merece.

Los 45 minutos sobre el escenario del bandeño, que estaba cumpliendo años de haber finalizado los estudios primarios en la escuela Mariano Moreno de la querida ciudad bandeña; terminaron con una selección siempre arriba para los santiagueños, bailarines por herencia. Ese legado de cultura que prosiguió con el Dúo Orellana-Lucca.


Jacinto, siempre Jacinto


Acompañados por una banda elegida para la ocasión,tal como sucedió en Jesús María y Cosquin, Manuel Orellana y Rodolfo Lucca hicieron un homenaje en primer lugar a Alfredo Abalos y luego al eterno Jacinto Piedra. Aquel artista que con su pensamiento y accionar se convirtió en mito, y a pesar de en algunos casos no haberlo conocido en persona, es icono latente en las canciones.

Chacarera, gatos, zambas y una canción litoraleña formaron parte del consagrado dúo que a diferencia de grandes exponentes (como Los Copla, Néstor, Horacio o Raly) han decidido hace años volver a vivir a Santiago y salir desde el pago donde se encuentra su familia para rodar sus canciones. "Hoy en día No es necesario irse. Eso que Dios atiende en Buenos Aires es tiempo pasado. Con la tecnología podemos conectarnos y avanzar de la misma manera", afirmó el friense Orellana finalizado el recital.

Nuevamente Jacinto fue parte de las canciones con Marcelo Toledo,el siguiente cantautor que mostró parte de su nuevo disco. "Allí donde fui feliz" recordó a Gómez Orona, y "Gustito a Mistol" tuvo el eco de todo un campo que para esa hora -1.40 hs- colmó el estadio. Las 15 almas esperaban por el paisano de los andamios: Raly Barrionuevo.

En Cosquin su saludo fue en lenguaje inclusivo. Quizás Santiago aún no estaba preparado para ello, o fue olvido ante tantos seeguidores de Raúl que disfrutaron de un potente recital, que tuvo como condimento una mujer dentro del grupo. Uno de los pocos que además de decir,hace y muestra.

Canciones nuevas, de melodías para recordar y emocionar; clásicos y la chacarera homenaje a Jacinto dieron el auge al festival en su tercera y última noche.


De fiesta en fiesta


Los artistas fueron pasando, luego un Bruno Arias - que espero como cualquier par- dejó un poco de su carnaval jujeño, con invitados como Becho Rivero. Con un recuerdo para Jaciento entre sus canciones dejó en el aire la fiesta para dos conocidos de la casa, de "ahí al frente", como se diría en el barrio. Riendas Libres con Peteco y Homero Carabajal junto a la percusion de Martina Ullrich marcaron su presencia. De sorpresa por el pago, no dudaron en subir y como dijo Peteco: "Si nos dan 5 minutos tocamos cinco. Si nos dan dos horas, tocamos las tocamos igual". En ese momento el reloj marcaba las 4 am pasadas. Imponiendo nuevas creaciones, igual de festivales que las conocidas, dejaron abierto la esencia para que Demetrio continúe el baile con selección de chacareras propias, y la sentencia de guarachas a pedido del público.

De camisa rosa e invitado su sobrino de apenas 9 años en el bombo, la noche iba apagando las luces.

El sonido popular de la guaracha continuó en el escenario -que hasta último momento estuvo marcado de profesionalismo - con la llegada de Los Capis. Un corta pero exacto popurrí animó a los que "quedaban". Que eran miles mientras asomaba el sol, los locutores se despedían, y presentaban Áridos del Estero, que con dos temas antes de las 6.30 sentenciaron el escenario de la edición 28 del Festival Nacional de La Salamanca.

A caballo y moto, entre balas, se dijo adiós

Tal como sucedió el día domingo, la noche se despidió entre balas de goma liberadas por la policía ante algunas personas que entienden la realidad de manera distinta a los que asisten el festival. Con algunos robos dentro del estadio e ingresó por los tapiales laterales de "aquellos individuos", el paisaje de ensueño se tiñó nuevamente de impotencia.

La realidad social no estuvo exenta. La violencia hizo presencia. Pero nos quedamos con las postales del encuentro entre amigos con música de por medio de una edición 2018 que superó al pasado año (aún con detalles de organización interna por mejorar), y que ya espera por el febrero 2020.


|Nota: Gisele Juarez |
|Foto: Silvana Gerez|